Navegando por
Categoría: sgsigroup

Empresas de «Mercenarios» SPV’s y formación policial y militar Españolas.

Empresas de «Mercenarios» SPV’s y formación policial y militar Españolas.

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 17-10-15
Este es un listado de las empresas de formación que trabajan en españa. La formación es principalmente para Policías y Militares, y en algunos casos se encargan de dar formación a personal civil. 

Algunas de estas empresas ofrecen servicios de seguridad privada en zonas de alto riesgo

Recordad que son empresas españolas, puesto que en el momento que salgamos fuera encontraremos muchas mas empresas e incluso sera mas facil encontrarlas de mayor calidad.

Algunas de las empresas mecionadas disponen de facebook.

Comentar sobre la calidad de dichas empresas es complicado, seria mas facil decir cuales no valen un duro, pero no sere yo quien lo haga. 

Si algunos de vosotros sabeis de otras empresas del sector dedicadas a la formación y/o captación de personal de seguridad para zonas de riesgo ruego me lo comuniqueis en un comentario o por mail para añadirla.

Ordenadas por orden Alfabético.

 

MERCENARIOS ESPAÑOLES COMBATEN EN LIBIA JUNTO A LOS REBELDES

MERCENARIOS ESPAÑOLES COMBATEN EN LIBIA JUNTO A LOS REBELDES

Desde hace al menos una semana, un nutrido grupo de contratistas de la empresa Gibraltareña compuesta por Españoles SGSI Group se encuentra luchando en Libia contra las tropas gubernamentales de el Coronel Gadafi. Al parecer, estos se habrían desplazado desde Malta, para recuperar y poner a salvo a uno grupo de técnicos expatriados de una conocida compañía petrolífera. Tras de lo cual y habiendo llegado a un acuerdo con los jefes del mando rebelde se habrían comprometido con este gobierno en ayudarles a formar pelotones para actuar contra los carros de combate y las tropas estatales. Parece ser que han logrado desplazar material militar para abastecer a su equipo y a los rebeldes a los que entrenan desde su base en Cesaréa Israel.

El propietario de la empresa Víctor González, es un viejo conocido de el General Israel Viz, a cuyo servicio ya habría servido en el pasado. Israel Viz es un militar israelí retirado que se ha estado dedicando entre otras cosas a formar para SGSI Group a personal de inteligencia en Guinea ecuatorial. Mientras que Israel Viz habría estado coordinado a Mercenarios en Libia que ahora están cumpliendo funciones de francotiradores, Víctor González habría aceptado cumplir con la misión de eliminar a los mismos con sus propios francotiradores. De este modo si Gadafi gana Israel Viz seguirá trabajando para su régimen, haciendo ver los logros, de sus mercenarios. Y si Gadafi pierde, haría púbico el acuerdo llegado con el SGSI, por lo que aún podría demostrar que sus lealtades estaban con los rebeldes y con la coalición. Un claro ejemplo más de lo prácticos que pueden llegar a ser los israelíes en las contiendas actuales, siempre sacando partido.

 

Víctor González, propietario de SGSI, ofreciendo
sus «servicios» en Ruanda.

Esta misión de eliminación de objetivos, habría empezado en Bengazi, y se estaría desarrollando ahora mismo en Misurata. Según fuentes rebeldes al menos ocho francotiradores habrían sido eliminados solo durante el primer día en Bengazi. La empresa SGSI lleva mas de diez años asesorando en cuestiones de seguridad al gobierno de Guinea Ecuatorial al que dicen ha montado su propio servicio de inteligencia. Se dice que ante una llamada del entonces gobierno de José María Aznar, pidiéndole su colaboración antes del intento de golpe del 2004, el propietario de la empresa, habría llamado él mismo a un contacto del gobierno Angoleño para que pusiesen en marcha el bloqueo de dicho golpe [1]. Víctor González que tiene un pasado de lo mas oscuro, se dice que ha llegado a estar huido de la justicia de su propio país aprovechando su condición diplomática Guineana, cuenta con una empresa paralela en España que tiene los permisos y parabienes del ministerio de defensa para la venta y comercialización de armamento en España. La pregunta ahora es, ¿Es conocedor el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de las actividades que sus compatriotas desempeñan ahora mismo en Libia? España que tiene incluido en su código penal un artículo contra los mercenarios, debería ser mucho más seria a la hora de controlar las actividades que los mismos, en su mayoría formados dentro del seno de su propio ejército. Lo más curioso del caso es que durante décadas, el material militar español ha sido vendido sin reparo alguno al gobierno de Libia y que posiblemente esta misma empresa haya mediado en la compra-venta del mismo.

SGSI Group tiene a su mecenazgo un grupo de luchadores contra Al Qaeda en Somalia llamado Ahlu Sugnat national salvation forces. Al parecer este grupo se habría puesto en contacto con SGSI durante una operación que esta empresa protagonizó el pasado año en Somalia, contra un grupo de terroristas que habrían secuestrado un barco alemán de un armador cliente. En un intento de conseguir ayuda por parte del gobierno de Israel el responsable de este auto proclamado cuerpo de salvación somalí habría llegado a un acuerdo de colaboración, armamento y entrenamiento a cambio de información privilegiada sobre los piratas locales. Se conocen operaciones de este mismo estilo así como de protección llevadas a cabo por SGSI Group en Iraq, Afganistán y Pakistán.

Un pingüe negocio una vez mas para estas oscuras fuerzas que operan a su antojo.

La empresa española de seguridad que ayuda a la formación de los rebeldes libios

La empresa española de seguridad que ayuda a la formación de los rebeldes libios

Víctor González fundó la compañía SGSI en 1997. Según figura en el dossier de prensa que distribuye la propia empresa, lo hizo «con el objetivo principal de presentar soluciones de seguridad especiales a clientes que así lo precisaran». Uno de sus clientes, con intereses en Libia, les planteó recientemente la necesidad de sacar de allí a un grupo de técnicos

 

De eso hace ya algunas semanas, pero según el propio Víctor nos cuenta, aún sigue allí. Contactamos con él a través de skype. Nos explica que, tal y como suelen hacer en este tipo de encargos, trabajan con personal local (relacionado en este caso con la industria petrolera) para proteger las instalaciones del cliente. Entre ellos había algunos exmilitares de Gaddafi con los que mantenían «un trato maravilloso en los últimos siete años». Reconoce que algunas veces trabaja para gente que no le gusta, pero en esta ocasión se sentían «especialmente implicados, ya había un vínculo». Fueron ellos los que le convencieron para formar a los voluntarios que se estaban uniendo a la revuelta. «Nosotros no nos podemos permitir el lujo de formar a gente que no sabemos quiénes son. Nosotros no decidimos…» nos comenta. Es un representante del Consejo Nacional de Bengasi el que les manda voluntarios, «gente de todo tipo, te puedes encontrar con alguien que ha estudiado en la universidad en el extranjero y con otro que no ha salido nunca de su pueblo en Libia, pero también quiere aportar su granito de arena». A modo de conclusión, añade: «Hay muchas ganas, mucho ardor guerrero, pero poco conocimiento».

El principal problema con el que se encuentran es la falta de medios: «Hasta el momento, salvo lo que haya podido meter alguien, yo no sé quién, se ha tenido que trabajar con lo que había y con lo que se ha ido robando a las tropas oficiales». Eso sí, entre esas armas robadas y las que no se sabe de dónde han llegado, añade, «sí que hemos visto material militar francés, algo que llama la atención porque en un conflicto de estas características el material militar suele ser ruso». Ya han formado a más de 400 personas, en cursos que suelen durar entre una semana y 10 días, «porque no se les puede tener aquí más tiempo». A partir de ahí, se realizan labores de asesoramiento: «yo no mandaría nunca a nadie por ahí con unas pequeñas clases y ya está. Hay que analizar después qué ha pasado y en qué se ha metido la pata». El fundador de SGSI insiste a renglón seguido en dejar claro que ellos nunca van a entrar en combate porque el acuerdo al que han llegado es sólo de formación. No están cobrando «de momento», porque «el objetivo no era hacer negocio, eso queda en segundo plano, el objetivo era ayudar a compañeros de trabajo que estaban teniendo un problema en suelo patrio».

Preguntado sobre el futuro inmediato de Libia, Víctor González responde que el conflicto va para largo, aunque todo depende de lo que haga o deje de hacer coalición y de que sus alumnos consigan armas: «porque llega un punto en el que da la sensación de que ellos [las tropas oficiales] tienen de todo, y el resto [los opositores a Gaddafi] está mirando a ver si les llega un cargador para ponérselo al fusil». ‘BLACKWATER’ A LA ESPAÑOLA La compañía SGSI es quizá lo más parecido a Blackwater que existe en España. A continuación reproducimos los primeros párrafos del dossier de prensa en el que la propia compañía explica sus objetivos: «El SGSI Group es una sociedad internacional que fue fundada en 1997 por Víctor González Moreno con el objetivo principal de presentar soluciones de seguridad especiales a clientes que así lo precisaran.

La empresa está enfocada a prestar servicios diversos a particulares, empresa, organismos y organizaciones presentes en zonas de alto riesgo, donde las necesidades superan las posibilidad de las empresas de seguridad convencionales. En la actualidad tiene las oficinas centrales en Gibraltar, veinte delegaciones en otros países y presencia en varios continentes entre los que destaca África. Cuenta con una plantilla de 470 empleados (tanto hombres como mujeres, de los cuales un porcentaje muy alto es casado y con hijos) de diferentes nacionalidades, etnias y religiones. El equipo técnico de infiltración y la fuerza táctica privada está formado por ex militares profesionales entrenados por nuestro propio departamentos de formación (en Cesárea, Israel) aunque todos ellos han formado parte de fuerzas de élite en sus países de origen bajos estándares OTAN. El personal de seguridad también proviene de fuerzas y cuerpos de seguridad y cuentan con una notable experiencia en servicios públicos y en todos los ámbitos de la seguridad privada. Se cuenta además con Economistas, Abogados, Ingenieros, Arquitectos, Investigadores, Militares, Personal de Protección Civil y Personal médico especializado. Además los responsables del entrenamiento y formación tienen experiencia dentro del ámbito de las Naciones Unidas y la mayoría están homologados por los distintos ministerios de defensa y seguridad en sus países de origen».